martes, 5 de julio de 2016

RECETA COMUNITARIA


De paseo por los blogs de mis compañeros, me encontré una serie de ideas interesantes y de reflexiones que me ayudaron en este camino de aprendizaje.  Después de leer la receta de Elda, creo que me será difícil hacer una mejor, pero me uno a su primer ingrediente con toda humildad.  Lo primero que se necesita es “valentía”.  Estoy convencida que todo proceso de aprendizaje implica un proceso de cambio y cambiar es un asunto de valor.  De una u otra manera las concepciones que nos hemos hecho del mundo nos han ayudado a sobrevivir en él, a defendernos en él y a explicarnos lo que en él sucede.  Cuando nos enfrentamos a algo nuevo, lo más fácil es volver a lo conocido, lo más seguro y lo más cómodo es decir, eso no es para mí, yo no lo necesito, yo sé cómo hacerlo y lo hago mejor.  Eso es un poco lo que creo que a algunos nos ha pasado en esta ruta de TRAL donde las maneras de aprender y comunicarnos han sido diferentes y han roto muchos de nuestros esquemas.  Por eso, gracias Elda por recordarnos que lo primero es ser valientes para romper nuestros esquemas y aprender algo nuevo, en lo que no somos expertos y de lo que probablemente conocemos poco.

Por otro lado, el blog de Ada me regresó a la reflexión sobre el acceso a internet y como este también es un factor de exclusión.  Mientras por un lado podemos encontrar sus maravillosas ventajas, que nos permiten comunicarnos con personas que espacialmente tenemos lejos, por otro lado también hay que ser conscientes de que este no es una realidad para todos y de que muchas veces, más cerca de lo que creemos, se encuentran los excluidos y relegados de esta nueva comunidad global.

La gran ventaja de “revisar los trabajos de los compañeros y volver a ellos” como lo menciona Héctor, es que aquellas ideas que de pronto pasaron por tu mente sin que fueran saboreadas por completo, pueden releerse y repensarse.  Volver a cuestionarnos si lo que hemos hecho ha sido conformar una red o sólo encontrarnos fugazmente en el espacio de la web.  Sin embargo, todo este proceso indudablemente nos ha hecho ver la posibilidad de, como escribió Norma García en su blog “tejer, navegar, verme como un nodo, como el horizonte, como una red”

Gracias a todos los compañeros de viaje por sus reflexiones y por compartir lo que van aprendiendo.

4 comentarios:

  1. María del Carmen, entre las líneas de estos blogs, "los primeros para la mayoría" algo en común ha sido el ATREVERNOS, el salir de los temores para aventurarnos, para encontrarnos para experimentar. Así que este gracias pasa por estos blogs, por lo que hemos aprendido en estas semanas "que ya lo escrito empieza a tener sabor de despedida" (cuando empezamos a encontrarnos más) pero va la experiencia y gracias!!!!

    ResponderEliminar
  2. María del Carmen, entre las líneas de estos blogs, "los primeros para la mayoría" algo en común ha sido el ATREVERNOS, el salir de los temores para aventurarnos, para encontrarnos para experimentar. Así que este gracias pasa por estos blogs, por lo que hemos aprendido en estas semanas "que ya lo escrito empieza a tener sabor de despedida" (cuando empezamos a encontrarnos más) pero va la experiencia y gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. Maricarmen,
    siempre es un placer crecer juntas. Compartir a través de la red esta necesidad de seguir aprendiendo, es un reto compartido. Gracias por el acompañamiento y las porras. Siempre hacia adelante!!

    ResponderEliminar
  4. Maricarmen,
    siempre es un placer crecer juntas. Compartir a través de la red esta necesidad de seguir aprendiendo, es un reto compartido. Gracias por el acompañamiento y las porras. Siempre hacia adelante!!

    ResponderEliminar