viernes, 1 de julio de 2016

APRENDIENDO EN COMUNIDAD


El texto de Galvis y Leal, sobre el aprendizaje en comunidad, me resultó muy interesante, sobre todo porque durante el trayecto recorrido en la maestría de Educación y Gestión del Conocimiento este fue un tema recurrente y además que, gracias a la manera en que se plantea el plan de estudios der la misma, tuve la oportunidad de conformar una Comunidad de Práctica y varias Comunidades de Aprendizaje.

Reflexionando sobre mi propia experiencia como participante de estas comunidades, me doy cuenta que lo planteado en el texto sobre que no es lo mismo aprender en compañía que aprender en comunidad es cierto.  Para aprender en comunidad es necesario mucho más que ser parte de un equipo o de estar involucrado en el desarrollo de un proyecto.  Aprender en comunidad significa realmente, y como lo menciona el texto “tomar parte” de la experiencia de aprendizaje.

Para poder tomar parte de esa experiencia, existen condiciones indispensables, una de ellas y quizás la más importante después de compartir un interés común, es la confianza.  Construir lazos de confianza que implican más allá de lo académico y de lo laboral se vuelve de vital importancia para lograr una verdadera colaboración.  Además deben de existir principios y maneras de proceder aceptados por todos los miembros, que les permitan expresar libremente sus ideas y compartir sus conocimientos, dudas y preocupaciones durante el proceso.

Etiene Wenger menciona que una Comunidad de Práctica, siempre será una Comunidad de Aprendizaje, puesto que formar parte de una Comunidad de Práctica implica siempre un aprendizaje.  Además señala que estas comunidades deben contar con un compromiso mutuo, un repertorio compartido y una empresa conjunta, como condiciones mínimas para poder constituirse.  Esta empresa conjunta puede ser desde un proyecto a desarrollar, hasta una práctica profesional o un gusto compartido.  Lo importante es que a través de él sus miembros comparten y producen conocimiento.

Lo interesante sobre esta manera de aprender y este tipo de comunidades y redes, es que ahora dejando de estar limitadas a lo contiguo y a lo sincrónico.  Las posibilidades que nos dan las herramientas tecnológicas para estar en contacto con personas con quienes compartimos intereses, así se encuentren del otro lado del mundo es maravillosa.  Sin embargo, como bien lo menciona el artículo, esto no siempre es fácil, pues se deben cumplir ciertas condiciones para que la experiencia sea verdaderamente provechosa y placentera.  Entre estas condiciones se encuentra la pericia y conocimiento en el manejo de las herramientas tecnológicas que nos permiten conectarnos, así como la responsabilidad y la madurez necesaria para el aprendizaje autogestivo.  Añadiría yo además, la paciencia para construir códigos comunes de comunicación e intercambio que nos permitan sentirnos cercanos a pesar de la lejanía física.  Como dijera Wim Wenders, estando “Tan lejos, tan cerca”.

5 comentarios:

  1. Hola Maricarmen:

    Como siempre al leer tus aportaciones me quedo con mucho aprendizaje por discernir. Ahora, me haz "vendido" la idea "aprender en comunidad en tomar parte de la experiencia de aprendizaje" ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Hola Maricarmen:

    Como siempre al leer tus aportaciones me quedo con mucho aprendizaje por discernir. Ahora, me haz "vendido" la idea "aprender en comunidad en tomar parte de la experiencia de aprendizaje" ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Elda:

    Un placer seguir compartiendo contigo y aprendiendo en comunidad.

    ResponderEliminar
  4. Retomo de tus comentarios (que todos me parecen pertinentes y sabios) el que te refieres a la red como una gran herramienta para construir comunidades, cuando compartes intereses a pesar de la distancia. Y lo más importante a mi parecer, es la condición que observas para poder lograrlo: tener la habilidad suficiente para el manejo de la tecnología. Gracias a esto comprendo ahora, el por qué me cuesta trabajo participar exitosamente en esta comunidad de aprendizaje. Sobre todo, cuando hago la comparación con la comunidad que éramos en el curso presencial. Me ayuda a comparar mis capacidades de relación y me doy cuenta que me relaciono de mejor manera cuando puedo conocer a personalmente a mis compañeros. Ir al baño juntas, encontrarnos en el pasillo o en el estacionamiento, no tienen comparación. Lo bueno de este proceso que vivimos, para mi, es darme cuenta de que todavía tengo capacidades por desarrollar.
    Mil gracias por tus aportaciones!!
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Retomo de tus comentarios (que todos me parecen pertinentes y sabios) el que te refieres a la red como una gran herramienta para construir comunidades, cuando compartes intereses a pesar de la distancia. Y lo más importante a mi parecer, es la condición que observas para poder lograrlo: tener la habilidad suficiente para el manejo de la tecnología. Gracias a esto comprendo ahora, el por qué me cuesta trabajo participar exitosamente en esta comunidad de aprendizaje. Sobre todo, cuando hago la comparación con la comunidad que éramos en el curso presencial. Me ayuda a comparar mis capacidades de relación y me doy cuenta que me relaciono de mejor manera cuando puedo conocer a personalmente a mis compañeros. Ir al baño juntas, encontrarnos en el pasillo o en el estacionamiento, no tienen comparación. Lo bueno de este proceso que vivimos, para mi, es darme cuenta de que todavía tengo capacidades por desarrollar.
    Mil gracias por tus aportaciones!!
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar