lunes, 27 de junio de 2016

NIVEL SEIS, EL HILO CONDUCTOR DE TRAL

 Si doy una vista atrás de lo recorrido en esta aventura del TRAL, puedo darme cuenta como poco a poco se va partiendo de lo más cercano y conocido, a aquello que no resulta tan familiar, pero que empieza a aparecer en el horizonte como posibilidad, como algo deseable y alcanzable.  Es precisamente eso lo que rescato de positivo de la experiencia, que nos va llevando a descubrir posibilidades de acción y de relación que muchos de nosotros tal vez veíamos lejanas, complicadas o incluso inútiles.  También nos va permitiendo abrir horizontes y reflexionar sobre nuestro propio caminar y participación en las diferentes redes de las que formamos parte, muchas veces sin darnos cuenta.


Para mi una de las desventajas de este caminar ha sido la imposibilidad de participar en las sesiones presenciales, que aunque si bien están grabadas, de pronto resulta frustrante escuchar conversaciones en las que no se puede participar activamente.  Sin embargo, una de las grandes ventajas es esta oportunidad de comunicarnos a través de la escritura, dejar volar las ideas, plasmarlas en el blog y esperar que con suerte alguien las lea y deje un comentario que invite a seguir reflexionando.

1 comentario:

  1. Hola Ma. Carmen, qué bien me parece la idea que has plasmado: “poco a poco se va partiendo de lo más cercano y conocido, a aquello que no resulta tan familiar, pero que empieza a aparecer en el horizonte como posibilidad, como algo deseable y alcanzable”. A estas alturas de TRAL cada uno de nosotros nos vamos acercando y conociendo… nos hemos convertido en posibilidad de relación. Sigue adelante, que nos falta relativamente poco!

    ResponderEliminar