lunes, 27 de junio de 2016

NIVEL SEIS, EL HILO CONDUCTOR DE TRAL

 Si doy una vista atrás de lo recorrido en esta aventura del TRAL, puedo darme cuenta como poco a poco se va partiendo de lo más cercano y conocido, a aquello que no resulta tan familiar, pero que empieza a aparecer en el horizonte como posibilidad, como algo deseable y alcanzable.  Es precisamente eso lo que rescato de positivo de la experiencia, que nos va llevando a descubrir posibilidades de acción y de relación que muchos de nosotros tal vez veíamos lejanas, complicadas o incluso inútiles.  También nos va permitiendo abrir horizontes y reflexionar sobre nuestro propio caminar y participación en las diferentes redes de las que formamos parte, muchas veces sin darnos cuenta.


Para mi una de las desventajas de este caminar ha sido la imposibilidad de participar en las sesiones presenciales, que aunque si bien están grabadas, de pronto resulta frustrante escuchar conversaciones en las que no se puede participar activamente.  Sin embargo, una de las grandes ventajas es esta oportunidad de comunicarnos a través de la escritura, dejar volar las ideas, plasmarlas en el blog y esperar que con suerte alguien las lea y deje un comentario que invite a seguir reflexionando.

viernes, 17 de junio de 2016

APRENDIZAJES DEL NIVEL 5


Durante este recorrido por el nivel 5 de TRAL, me di un tiempo para seguir explorando en la web herramientas interesantes que se pueden utilizar para ampliar nuestros aprendizajes. Descubrí que hay un sin número de recursos que pueden ayudarnos y que en ellos podemos encontrar materiales e información de diversos tipos y para todos los gustos y edades.  También reflexioné sobre todos los lugares en los que aprendemos y todos los momentos y espacios de aprendizaje que se van presentando a lo largo de la vida.



La reflexión sobre estos procesos de aprendizaje me llevó otra vez a cuestionarme el papel de la escuela y de los docentes. Mientras que en el mundo se empieza cada vez más a modelos de aprendizaje en redes distribuidas y a compartir conocimiento y experiencias que se interconecten y que al mismo tiempo nos conecten, la escuela parece caminar en sentido contrario. Los maestros tenemos una gran responsabilidad en este rubro.  Actuar sin miedo de salirnos de nuestra zona de confort y atrevernos a revolucionar nuestras aulas.  Vale la pena intentarlo.

martes, 14 de junio de 2016

INICIANDO EL QUINTO NIVEL


Para iniciar este nuevo nivel, regresé a la lista de herramientas para revisar algunas de las que me hacían falta.  Encontré una nueva que me pareció muy interesante “Academic Earth”.  En ella puedes encontrar cursos gratis en línea de gran calidad, además de material muy interesante.  Su filosofía es compartir educación de alto nivel con todos, independientemente de las posibilidades económicas que se tengan.

En realidad considero que toda la educación, sin importar su modalidad o nivel debería ser gratuita.  Todo ser humano debería tener acceso al conocimiento que se produce, éste debería ser considerado patrimonio de la humanidad y no privativo de quienes pueden pagarlo.  Tal vez esto resulte muy idealista, sin embargo creo que así como la invención de la imprenta acercó a la gente el conocimiento, la web tiene también que servir para lo mismo.  El asunto es, y haciendo referencia al video con el que inicia esta etapa, cuánto de lo que está en la red es benéfico y cuanto es más como una enfermedad de fácil transmisión.  Al final todo dependerá de la conciencia y capacidad crítica de quien lo recibe.

Creo que en este punto también es importante la comunidad y la responsabilidad de sentirse parte de una red mucho más amplia.  Cuando publico algo, en realidad lo hago público, es decir, lo comparto con los otros, por lo que mis palabras tienen voz propia, mensaje implícito y pueden transformar o deformar. Por tanto, hay una gran responsabilidad en lo que subimos a la web y en cómo lo subimos, también hay la necesidad de educarnos en su uso y así como la difusión del conocimiento a través de los libros requirió que las personas aprendieran a leer y a escribir, es necesario aprender ahora a utilizar la web como herramienta para compartir desde una perspectiva ética y social mucho más amplia.
 
 

viernes, 10 de junio de 2016

APRENDIZAJES DEL CUARTO NIVEL


En este cuarto nivel de la ruta TRAL, la reflexión giró mucho en torno de las redes profesionales que hemos construido y como extenderlas aprovecharlas de mejor manera. Para mí, la experiencia del bolg ha sido muy gratificante y creo que es una buena manera de expandir tus redes (siempre y cuando alguien se tome el tiempo de leer lo que escribiste y esté dispuesto a dejar un comentario para continuar la reflexión) sin embargo, creo que no es suficiente.
 
Ante esta propuesta se me ha ocurrido una estrategia para implementar con mi equipo de trabajo. Establecer un horario semanal para explorar la web y tratar de encontrar alguien en el espacio virtual que pueda compartir información sobre nuestra área de trabajo. Veremos cómo resulta y se los compartiré.

Entre las dificultades que encontré fue mi poca habilidad para el dibujo y el diseño. Para poder crear mi APA me llevé mucho tiempo, mismo que no se refleja en la calidad de mi trabajo. Veo mi dibujo realmente pobre y con poca imaginación y creatividad.  Sin embargo, debo reconocer que el esfuerzo por encontrar conexiones, pensar cómo organizarlas y como transmitir esta información, me llevó a reflexionar más sobre lo que hago y con quien me relaciono. También me hizo añorar contactos antiguos, proyectos pasados y a buscar maneras de reencontrarme con aquellos que en un momento de mi vida fueron importantes y que por el trabajo y la vida diaria, he olvidado.

 

Veamos que nos depara el quinto nivel de esta aventura…

 

Maricarmen L.

jueves, 9 de junio de 2016

AMBIENTE PROFESIONAL DE APRENDIZAJE


Al revisar mi APA profesional, me encontré con una agradable sorpresa: cada uno de los grupos en los que aprendo y con los que trabajo de alguna manera se tocan, incluso aquellos que se encuentran fuera de la ciudad o del país. Esto me devuelve a la plática de Nicholas Christakis que escuchamos en este cuarto nivel de TRAL, que nos muestra la gran cantidad de interconexiones en las que estamos inmersos, muchas veces sin darnos cuenta. Al final, las redes sociales de las que somos parte, son un ente vivo en sí mismas, modificándose constantemente y acercándonos unos a otros, aún sin quererlo.

 


Recuerdo que cuando leí el libro de Por quién doblan las campanas de Ernest Hemingway me impresionó mucho la frase de John Donne con la que abre el libro:

 

Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

John Donne, Devotions Upon Emergent Occasions

 
Mientras más nos adentramos en la reflexión de este proceso de aprendizaje, más me siento identificada con esta frase. Aquí el problema está en la falta de conciencia que tenemos de esta pertenencia a redes y el poco uso que hacemos de ellas.  Si potencializáramos esas redes de las que formamos parte, aprenderíamos más y mejor, pero sobretodo seríamos mucho más fuertes como grupo y me atrevería a decir, más sabios como humanidad.

 
Sin embargo, de manera personal, noto en mi APA que tengo poco contacto con algunas redes con las que me gustaría trabajar. He descuidado el contacto antes tenía con ciertos grupos y que me daban una panorámica mucho mayor dentro del área educativa. El gran valor de la tecnología, es que posibilita no solo encontrarnos, sino reencontrarnos, con gente que físicamente puede estar lejos, pero que en conciencia y corazón están cerca o queremos que estén cerca.

 
Para mí siempre ha sido un motivo de reflexión la situación de la tecnología.  Su uso encierra una contradicción difícil de superar, por un lado nos acerca y nos hace comunidad con personas que nunca hubiéramos podido contactar sino fuera por la maravilla de los avances tecnológicos, pero por otro lado muchas veces nos aleja de quien tenemos físicamente cerca.  Muchas veces hasta nos da flojera buscar un momento para encontrarnos en un café a platicar y preferimos hacerlo vía WhatsApp, cuando no es lo mismo llorar y reír juntos que a través de un mensaje solidario.


Tal vez una manera de superar esta contradicción interna en la que nos han metido las herramientas tecnológicas, es tomar conciencia de la importancia de las redes, más allá de las posibilidades de comunicación que ofrece la tecnología.  Es decir, entender que somos parte de una comunidad lo queramos o no, que solos somos mucho más débiles e indefensos y que tomar conciencia de que somos una red nos permite aprende mejor, trabajar mejor y crecer en lo personal y en lo colectivo.

 

martes, 7 de junio de 2016

Y TRAL ...¿PARA QUÉ?

En todo proceso es importante hacer pausas, que nos ayuden a reflexionar si no que estamos haciendo tiene un sentido y un valor en nuestras vidas, y si es así, porqué consideramos que lo tiene.  No importa si es una clase, una amistad, un trabajo o una relación.  Volver a reflexionar la experiencia es al final lo que la hace significativa, es decir, le da significado.  Por esto considero muy importante compartir qué es lo que he descubierto con este proceso de TRAL. 

Lo primero quiero reconocer que me ha dado la oportunidad de escribir libremente las ideas que me van surgiendo, sin preocuparme por citas, fundamentos y normas APA, lo cual agradezco profundamente a los profesores que diseñaron este taller.  Lo segundo es que me ha permitido leer a otros en sus reflexiones y aprendizajes.  Incluso a ponerles cara imaginándome cómo serán según los comentarios que suben a sus blogs, las portadas que ponen, los colores que lijen, etc.  Lo tercero es que me ha descubierto otras posibilidades de aprendizaje, donde quien está al centro no es el profesor, sino lo que en conjunto vamos tejiendo y construyendo.

Ciertamente, esta es una nueva manera de trabajar a la que hay que acostumbrarse.  De pronto no es fácil no escuchar las voces de todos (me refiero literalmente a escucharlas).  Además los horarios de las reuniones virtuales no siempre se acomodan a los horarios personales, por lo que hay que recurrir a las grabaciones, donde uno quisiera intervenir pero ya es demasiado tarde.

Otra limitante que he encontrado es que en momentos me ha costado abrir los blogs de algunos de los compañeros y luego me revuelvo y ya no sé si estoy en el que quiero o es el de otra persona.  Pero a pesar de eso, esta va siendo una buena experiencia de aprendizaje.  Tanto así que ya estoy animando a mis alumnos para que abran su blog, ¿qué les parece?

Un abrazo y adelante con la aventura.

Maricarmen L.